La dictadura militar, confusa y moribunda, es la principal responsable de la crisis multiforme que afecta a Argelia (Editorial)

Rabat – La dictadura militar, confusa y moribunda, es la responsable número uno de la crisis multiforme que afecta a Argelia, subraya el editorialista de la revista “BAB”.

“La decadencia del poder en Argelia, el debilitamiento del Estado, la esclavitud de la clase política, el control policial y la represión de la sociedad civil han revelado al mundo que la dictadura militar, confusa y moribunda, es la responsable número uno de la crisis multiforme que afecta a este país”, escribe Khalil Hachimi Idrissi, director general de la Agencia Marroquí de Noticias (MAP), en el editorial de la última entrega de “BAB” bajo el título “Un poder crepuscular”.

Según Hachimi Idrissi, “los ridículos gestos de autoridad y los molinetes con su espada de madera del presidente Abdelmajid Tebboune, servidor proxy de los generales, añaden ridiculez a una situación ya trágica”.

Subrayando que la saga de los generales argelinos fallidos sigue sumiendo a la región en una crisis peligrosa, el editorialista precisa que “hacer de Marruecos el alfa y el omega de todos los dramas del país es vender humo inútilmente”.

“Todo el mundo ha comprendido que la técnica del chivo expiatorio es anticuada y que todo intento de hacer que el extranjero asuma su propia quiebra es una maniobra condenada al fracaso”, prosigue.

El editorialista escribe, además, que el poder argelino ha elegido abrir un frente con la UE tras sembrar un desorden sin nombre en Túnez, Libia, Malí y el Sahel en general, mientras que la guerra en Ucrania comienza a impactar seriamente al mundo, en su totalidad.

El mismo indica así que la enérgica reacción de la UE ante la ruptura por Argel del Tratado de amistad que la vincula a España ha dado lugar a un lamentable retroceso que seguramente se enseñará en las escuelas de ciencias políticas en el futuro.

Hachimi Idrissi destacó que la posición soberana de España de apoyar el plan de autonomía marroquí en el Sáhara también fue percibida por el régimen argelino como una declaración de guerra en su contra, mientras proclama en todas partes que no es parte en el conflicto.

“La hipócrita neutralidad mostrada sin gran convicción por la junta argelina se ha hecho añicos”, asegura.

Preguntándose si el pueblo argelino, orgulloso y valeroso, está condenado a soportar ad vitam aeternam esta expoliación de su independencia, este acaparamiento de sus riquezas y este menosprecio sin fin de su dignidad por impostores cleptómanos y voraces, Hachimi Idrissi afirma que el momento del cambio llegará, inevitablemente, en Argelia.

“Los hombres de honor devolverán un día las cosas a su sitio y darán un futuro a un país saqueado, menospreciado, degradado y humillado por unos matones destinados al basurero de la historia”, concluye el editorialista de “BAB”, la revista mensual de la MAP.

 



لقراءة الخبر من المصدر

مقالات ذات صلة

زر الذهاب إلى الأعلى